jueves, 26 de enero de 2012

Soy una copiona

Y tras leer a La Ratita Presumida copio su idea descaradamente

Ella nos contaba en post pasados las cosas que le gusta comprar y las que no (este es su blog) y yo, que se de buena tinta que para contaros una sandez mejor plagiar una buena idea, os cuento que me gusta y que no me gusta comprar en cuestión de complementos (ya en otros temas rollo ropa, cosmética... si queréis os lo cuento otro día).

Odio comprar zapatos 

Y ahora todos os partís el culo reís de mi porque pensáis que con la colección que tengo eso es una santa mentira, ¡pues no! tener un 35 y de horma ancha es una putada venganza de mi propio cuerpo ante el deseo de tener más zapatos que Imelda Marcos, y si son botas o zapatos cerrados me puedo defender, pero ante las sandalias y las manoletinas ejem ejem... no hay manera de hacer unas migas curiosas que diría mi abuela con mis pies. Mis pies siempre son o demasiado gorditos o demasiado cortos, sería yo en otra vida un hobbit ¿...? es una posibilidad.

Me cuesta comprar bolsos

Antes los compraba todos, si me lo llevo ¿por qué no? era mi frase, todos me parecían útiles en algún momento de mi vida, pero ahora que he conocido la piel "buena", el olor, el tacto, esa arruga bella mmm... ahora claro está que solo quiero los buenos, ¡nos ha jodio! estaréis pensado, si me los regalan bienvenidos son todos a casa, mami os cuidará pequeños, pero si los pago yo... les doy mil vueltas y a menos que sea un amor de esos locos con el escaparate los suelo volver a dejar y pienso que si guardo ese dinero en un tiempo podré aspirar a uno de mejor calidad, fijo que esto son síntomas de que me hago vieja ¬¬

Adoro comprar bisutería/joya y brilli-brilli

¡Ea! Yo perfecta no podía ser y ahora que he descubierto que vestirme de forma menos hortera es un punto que favorece a mi ser, me dedico a comprar accesorios que relucen por todos los lados para saciar mi vena más "Saritísima" que llevo dentro. Como para joyas de las buenas no me da ni me va a dar pues intento que sean accesorios que no parezca que vengo de vender en un mercadillo, pero bueno el accesorio no te convierte en una hortera por obra de magia, si sabes combinarlos ¡molan! 

Y el truco para saber si has acertado a la hora de ponerte un accesorio cantoso es cuanta más gente te pregunte donde poder comprarlo, tengo un anillo que es una pedazo de perla como una bellota y al principio de ponérmela me veía hecha una señorona poderosa y pensé "mis amigas me van a decir de todo y más" pero mira tu por donde que casi hay rifas para heredar el dichoso anillo, así que todo depende de como usarlo. Y si sales todo contenta y nadie hace un solo comentario positivo de algo muuuuy llamativo que te pongas, replantéate el uso que le has dado porque puede que estén intentado evitar decirte: ¡menuda cosa que te has puesto guapa!

Buen jueves a todos :)

15 comentarios:

anita dijo...

Me siento identificada con muchas cosas de las que dices, sobre todo con lo de que nos hacemos viejas, jajaja, yo ahora miro mucho más las calidades que antes.

Los bolsos también me gustan de piel y también suelo desestimar los que no lo son, aunque a veces he picado con algún pingo que tal vez debería haber dejado allí.

Los zapatos... cada vez me apetecen menos, porque tengo demasiados y ocupan mucho espacio. Creo que esa es la clave del asunto: tenemos demasiadas cosas. Y eso hace que 1. seamos más selectivas y 2. compremos bisutería, que siempre ocupa menos jaja.

Muaca!

Chaos dijo...

Te entiendo perfectamente...yo también tengo un 35 y te acompaño en el sentimiento.

Karmen dijo...

¡A mí me pasa como a ti! En los pies estoy en el extremo contrario, el 41, y os bolsos igual...Estoy harta de comprarlos baratos y que se rompan. Así que mi mono compreril siempre deriva en comprar bisutería, ¡nunca hay suficiente!

¡Besitos!
milowcost

Yuna dijo...

Yo realmente no soy de comprar bolsos, más que nada porque aunque me encantan pequeños y coquetones siempre acabo con armatostes enormes con cualquier cosa dentro (y cuando digo cualquier cosa no miento, llevo DE TODO). Mi novio se mete conmigo porque dice que tiro piedras a mi propio tejado, que mientras más grande sea el bolso más mierdas meto dentro, pero es que no lo puedo evitar... Un beso!

MORGAN dijo...

Jajajaja! Me encanta tu teoría sobre los complementos cantosos: me la apunto. Aunque mucho me temo que con mis gustos raros no hay mucha gente que me alabe los anillos.
A mi me encanta comprar zapatos, sobretodo en rebajas. Como tengo un 37 y las chavalas de hoy en día son muy grandes y tienen los pies del 40 pa´rriba, pues siempre encuentro algo tirado de precio.
Besos

Fadrique Atelier dijo...

Me ha encantado tu post!! te sigo!!si quieres conocer el mío y hacer lo mismo te espero en www.fadriqueatelier.blogspot.com

Marisita :) dijo...

Yo al tener un número y pie medio normal me los quier comprar toooodos! Que desastre ya es un vicio que no se donde meter tanta bota, zapato, botín etc etc... Muy de acuerdo con los complementos si señor, aveces cualquier tontería hace que quede divina de la muerte. Tengo un anillo de plástico puro y duro con forma de rosa que da el cante que no veas de Primark y todo el mundo me pregunta por él!!! :)

www.marisitavision.blogspot.com

La Ratita dijo...

Como ya te he dicho, me encanta que me copies, es un honor!
A mí con los zapatos lo que me ocurre es que no aprendí en su momento a andar con tacones (en mis años jóvenes íbamos todas con zapato plano) y ahora los que veo preciosos tienen un tacón inmenso así que me quedo con las ganas.
Pero pese a todo, me gusta comprarlos :)

FashionFreak dijo...

Pues fíjate que en este post no sólo no coincido contigo, sino que soy todo lo contrario!!
A mí no me gusta nada la joyería/bisuteria, de hecho rara vez llevo algún adorno encima... a ver, sí que me gustan en otra gente, pero luego yo me veo rarísima con pulseras, collares, anillos... Sólo me gustan los pendientes (pero los pequeños, que cuelgan poquito) y ahora casi ni los llevo por culpa del trabajo. Y luego me gustan los colgantes pero no muy cantosos, collares y eso ya nada.
En cambio no hay nada que me guste más en este mundo que comprar zapatos... ay el vicio que tengo yo!! Si es que no puedo parar, debo tener ya más de 100 pares y sigo, sigo... jajaja

Marta dijo...

A mi con los bolsos me pasaba lo mismo que tú, he pasado de comprarme, prácticamente uno por semana, a comprarme uno de mejor calidad y que sea mucho más útil.
El tema zapatos.......empiezo a pensar que he cambiado mi adicción de los bolsos por los zapatos y en verano es peor!! me gustan todos.
Con la bisutería tengo más problemas porque me cuesta elegir, soy un poco desastre.

Besos

Tere dijo...

la verdad es que se lo que dices, es mucho mas facil comprar accesorios y bisuteria!

besitos!

CAROLINAPC2 dijo...

A mí también me cuesta comprar zapatos porque tengo un 39 con un pie fino, imagínate lo que me cuesta comprar una sandalia abierta en la que el pie no salga disparado por delante...
Besos desde http://desdeelvalledeviejas.blogspot.com/

Cristina dijo...

Una copiona muy graciosa .
Cuando descubres la piel buena ya no hay marcha atrás .
O paja o piel .

Sarai dijo...

Hola wapa!!!

jajaja que bueno el post! Yo con los zapatos también tengo problemas, pero me pierden más los bolsos! Pero también devo de estar haciéndome mayor jeje

Y de los collares, pulseras y etc. mejor ni hablamos! jeje Soy una pecadora!!!!

Un besote!!!

Rossetti dijo...

Yo también sufro comprando zapatos, al final si consigo comprarme un par para la temporada soy afortunada! Y la verdad es que tampoco compro muchos bolsos ni bisuteria... ahora que lo pienso... qué barata le salgo a mi marido! Bss!