miércoles, 20 de febrero de 2019

El armario "rancio" que todas queremos es este...

Llevamos mucho tiempo sin hablar de trapos, hablemos de trapos.

Solo hace una semana, día arriba día abajo, que descubrí el Instagram de una mujer que me tiene fascinada en cuanto a su forma de combinar lo básico, y digo muy bien dicho "una mujer" +50, no sé si estoy madurando y ya paso de "las crías" y de las que visten como ídem, o que de verdad su muro tiene algo especial. 

Susi Rejano, madre de influencer de esas que me dan pereza máxima y dueña de una tienda de ropa multimarca de esa que no puedo pagar es la susodicha mujer de la que os hablo, para cotillear aquí

Si ves el muro de si Instagram en un ordenador, y le das un repaso general, hay una cosa que llama poderosamente la atención, y que para mi es la gracia de seguirla y estudiar sus estilismos, repite, repite infinito y más. Pero eso no significa que no se cambie de ropa o que sea aburrida, para nada, eso es lo que más me gusta, con una misma prenda puedes ver muchas combinaciones y te da ideas para usar básicos que es lo que más repite.

Los puntos fuertes que le veo son: utilizar básicos sin que parezcan aburridos, una o varias prendas del look siempre tienen un toque especial, que suelen ser la joyería dudo que use bisutería, y que aunque introduzca una tendencia, o dos, en un mismo estilismo nunca rompe su estilo personal ni desentona con lo que esperas de ella. Algunos verán esto aburridísimo pero a mi me parece totalmente aspiracional, efectivamente, tener a su edad un estilo propio y dominar el armario de esa forma es un arte. 

Veamos algunas ideas generales:

- Pelo peluquería, que mucha ropa, mucha ropa, pero si nos peinamos mejor. Y no tienes porque ir siempre marcada, lo mismo quizás es un moño despeinado-ultraestudiado, pero peinada siempre.

- Joyas/bisutería buena, y si no es buena que lo parezca, si a ti te parece ratero en la mano de lejos seguirá siendo igual de ratero. Mejor tener menos y repetir más que tener cincuenta de esos que van verdes por las esquinas.

- La caída de las prendas, si os fijáis todo es fluido, no se le "pega" nada excesivamente al cuerpo. Está claro que está seca como el palo de un churrero pero no da sensación de flaca, para nada, compensa con las blusas, las caídas del pantalón. Al igual que evita las faldas porque sabe que le dan un aire de "señora" que no le favorece como lo de no mirar a cámara porque está sequísima y parece mucho más mayor, #trucoinfluencer



- El cinturón a la vista, le remarca la cintura y es un complemento ideal, sobre todo cuando son tan caros y tendencia como los que lleva ella, puede ser el punto actual en look clásico porque ese modelo está en todas las revistas. 

- Los medallones, alargan su figura y son un punto de atención para quienes la miramos, que somos todos los demás menos ella, nos centra la mirada y desenfocamos el resto, que puede ser más soso, como vemos las prendas lisas son su fuerte, no hay nada estampado, ni casi utiliza texturas. 


- El vaquero, lo usa mucho también, y aunque su elección me parece de dudoso gusto porque suelen ser rotos, desteñidos y un poco chonis, lo compensa con las prendas de arriba clásicas, la joyería y bolsos o zapatos más lady. 


 

- Y esto qué os parece, el mismo look reinventado cuatro veces, además el mismo, mismo. Cambia de pelo, de zapato, algún accesorio,... Pero el resultado es el mismo. Sabe lo que le funciona y lo exprime al máximo.



Pues lo dicho, copiable a tope, evidentemente muchas no tenemos esas piernas largas y delgaduchas o el poderío monetario que ella, pero podemos coger los tips necesarios para explotar más la blusa blanca, el total black y los vaqueros, y de esto tenemos mucho en casa.

Además de tomar ideas para copiar descaradamente este análisis me sirve una vez más para animaros a que os abráis un Instagram propio, y si lo tenéis que lo uséis para archivar vuestros looks. 

Podemos aprender muuuucho con esta herramienta. Instagram no es solo postureo, de hecho puedes ponerte un nombre que no conozca nadie, tener la cuenta privada y usarlo solo como herramienta de autoaprendizaje, porque puedes:

- Tener almacenados tus looks por orden cronológico y separando temporadas, eventos y diferentes estados de ánimo. Puedes volver al febrero del año pasado y ver qué te ponías y si te gustas más ahora o antes.

- Puedes usarlo para obligarte a ponerte más, o ponerte menos, determinadas prendas. Habrá algunas que veas hasta aburrirte y puedes forzarte a quitarlas una temporada, y esas que salen menos intentar darles una segunda vida. 

- También puedes usar el punto anterior para comprar mejor, adquiere más prendas del corte y estilo de las que repitas más y te veas más favorecida, y haz lo contrario con las que te cuesta combinar, estas últimas "nunca máis".

- Y lo más importante, en las que te veas mejor, diva entre las divas, analízala  y determina por qué ese día te ves radiante, si es el pelo, la ropa, el corte de la falda, el maquillaje o simplemente porque estabas contenta y eso te puso buena cara, #palabradepatata que sirve para poco a poco conocerte mejor.


Algunos tienen el estilo innato, pero otros estamos siempre trabajando por mejorar, que no os engañen con que es un don, es constancia. Igual que aprendemos a conducir aprendemos a elegir vaqueros que nos hacen culazo. 

Buen miércoles a todos :)

lunes, 18 de febrero de 2019

Quiero aprender a parar la "maquinita"...

O al menos tendría que intentarlo

No sé si os pasa que no solo tenéis diez millones de cosas que hacer, unas fijas, otras autoimpuestas y otras que son marrones añadidos, que cada día planificáis mentalmente, cada santo de los días. Antes de acostarme un lunes tengo al menos planificada la semana hasta el jueves, sin contar los fines de semana que van planificados a mes vista. A mi me pasa, y me encantaría que me pase menos, pero no sé funcionar de otra manera.

A esto se le denomina Carga Mental, y por norma general, lo "sufrimos" más las mujeres que los hombres, antes de hablar un poco más de esto quiero que veáis el vídeo... ¡Play!



¿Os sentís identificados/as? Claramente yo padezco carga mental tamaño trailer.

No sé dónde está el problema, no sé si es la educación que nos han dado, el nivel de autoexigencia que siempre ha tenido la mujer en campos que el hombre no tiene, el haber vivido tantos años sola que me hace desconfiar de todos a la hora de asignar tareas,... 

Quizás es una mezcla de todo, pero bien lo sabe diosito me encantaría no ser "tan así", ahora puedo ponerle nombre, no tener tanta carga mental. Me encantaría aprender a no tener que llevarlo todo en la cabeza como si fuera un director de orquesta, conozco amigas, y amigos, que no son así, y me da mucha envidia, pero mucha, mucha.

Y aunque ahora digo esto, porque es lunes y mi carga mental alcanza hasta el domingo que viene, sé que soy incapaz de dar un paso para obviarla y ver que la vida sigue si paso, aunque sea por una vez, de mis tareas autoimpuestas, no hablo de volverse una pasota, hablo de aprender a no tener miedo a no controlarlo todo.

Me planteo muchas veces si de verdad me haría "más feliz" o "más dueña de mi tiempo" no darle tantas vueltas a todo, o quizás soy de verdad "feliz" y "dueña de mi tiempo" porque lo tengo todo tan controlado que no pierdo un minuto de mi día. El problema es que si tengo un minuto libre me busco una tarea que hacer en ese "ratito", ese es el verdadero problema. 

La maquinita no para y tú no puedes desconectar porque te sientes mal, "tanto por hacer y yo en el sofá"... Tengo que buscar tiempo para mi sofá, porque para mi no lo encuentro nunca.


Buen lunes a todos :)

martes, 12 de febrero de 2019

El amor en la sociedad del odio

El título me ha quedado muy de columna de opinión de periódico caduco, pero ea.

Los muros de mis redes sociales están completamente enfrentados, y nada tiene que ver con un juicio muy mediático de cuyo nombre no quiero acordarme. De un lado tenemos a las marcas, todo amor ellas, y de otro los consumidores, todo odio contra el consumismo generado por un amor de lata. Más de lo mismo.

Si tan quemados estamos, si tanto odio nos genera que nos imposten una celebración comercial y marketiniana, ¿por qué siguen mandando mensajes rojos y repletos de corazones? Quizás lo que pasa es que por mucho que os quejéis seguís alimentando el sistema, por mucho que os parezca una cursilería lo de las flores, y una patochada lo del peluche con un corazón, seguís comprando esas cosas un único día al año aunque, y al igual que ver Gran Hermano, tú no lo reconoces en público.

Hemos hablado de lo de comprar un regalo, pero casi peor visto está que te haga ilusión esa rosa, ese peluche o esa nota pegada en el cristal del baño. En estos tiempos del Tinder ya no podemos ponernos mojabragas blanditos, tenemos que ser impertérritos ante las muestras de afecto. Ni un ápice de debilidad.

Almas de cántaro, qué penica me da todo esto, no veis que esto va mucho más lejos del sistema, si del sistema ya no podemos salir ni queriendo. Dejarse querer, querer mucho, querer con un beso, un abrazo, una servilleta con un corazón y un ¿cenamos?... Venga, probad a, por un día, ser de carne y hueso.

Feliz San Valentín a todos por si no vengo el 14, patato besos y abrazos para los que gustéis y para los que no siempre os quedará revisar las redes sociales llenas de amor del bueno y del pagado, mientras blasfemáis cosas que alimenten alguna que otra úlcera venidera.

Buen martes a todos :)

miércoles, 6 de febrero de 2019

Todos tenemos una isla...

Y alguien a quien nos llevaríamos con nosotros

Todos necesitamos ese sitio donde morirnos de la risa mientras unos monos nos cuentan secretos, ese sitio donde te sientes libre porque hasta el aire es nuestro, porque lo más importante es que nada más existe y el grado de preocupación se mide en nivel de moreno. No sabes si es verano o invierno pero eso es lo de menos.

¿Nos vamos a Isla Morenita?


*** *******
Carlos Sadness | Isla Morenita

Por qué no me llevas a un sitio de esos
Donde dices que no existe en tiempo
Ni tiemblan mis huesos
Soy tan pequeño que quepo en un sueño
Que tienes cuando te detienes para darme un beso

Hay una isla en medio del mar con palmeras y monos que saben hablar
Y te cuentan… secretos
Y el aire… es nuestro
Vámonos

Vamos a morirnos de la risa
Perdidos en la Isla Morenita
Vamos a reírnos del mal tiempo
En las flores que crecen en tu pelo

Morenita, llévame ahorita

A veces te pienso tan fuerte que creo
Que puedes oírme allá donde tú te encuentres
Poniendo la oreja en una caracola
Me llevas desde Barcelona hasta tocar tus dientes

Porque hay una isla en el medio del mar
Donde crece la fruta más tropical
La que sabe a tus besos
Y el aire es nuestro

Vamos a morirnos de la risa
Perdidos en la Isla Morenita
Vamos a reírnos del mal tiempo
En las flores que crecen en tu pelo

Morenita, llévame ahorita

No te imaginas lo bien que te siente el moreno
Te vas a duchar y yo te echo de menos
Porque hay una isla en el medio mar
Donde crece la fruta más tropical
Donde eres el centro de gravedad
Si tú quieres podemos llegar

Morenita, llévame ahorita

*** *******



Buen miércoles a todos :)

martes, 5 de febrero de 2019

¿Qué tal la vida de casada?

Igualita que la de antes

La pregunta del millón desde hace tres meses es esa, supongo que la de los niños no me la hacen porque saben que ya soy madre de familia numerosa #señoraspeludassonbien.

A día de hoy quien se casa antes de convivir, quien dice casarse dice formalizar de alguna forma una relación, me da lo mismo que sea una iglesia, un ayuntamiento o una hipoteca en un banco, está loco de atar. Creo firmemente que primero hay que empezar a convivir sin ataduras y luego ya veremos...

Nosotros no hemos sido la típica pareja que lleva toda la vida juntos y que al final firman, no. Llevamos juntos relativamente poco tiempo para la media de los que nos rodean ya casados pero sí somos la típica pareja que se conoce y quiere pasar toda la vida junta, porque de todo hay en la vida.

Por circunstancias de uno y otro empezamos a vivir juntos relativamente pronto, por lo tanto las sorpresas podían ser muchas, pero tampoco fueron para tanto, quizás lo peor es que sufro toc’s y manías como para solicitar una ley de alejamiento después de convivir conmigo una semana.

Y diréis, lo peor para él, que no para ti Patata, no os creáis, las personas maniáticas sufrimos una ansiedad loca de ver como nuestras costumbres neuróticas se van al garete, ea, cada palo aguanta su vela.

Ahora es cuando os cuento que tras casarnos y la convivencia hemos limado asperezas, hemos cedido por ambas partes y somos felices y comemos perdices… Pues mira no, somos normales si es que se nos puede llamar así, hay días que nos mandaríamos con nuestra madre el uno al otro, hay días que pasan sin pena ni gloria y hay días que molan mil millones. Vamos lo que todos.

No hay claves, ni fórmulas mágicas, solo hay una palabra que nos han repetido mucho los que llevan muchos años en pareja, paciencia, no hay más fórmulas milagrosas.

Y por si os sirve, sí que hacemos una cosita, bueno un par de cositas, cada día que nos hemos puesto como “obligación”, cada vez que nos vemos nos damos un beso y un abrazo de los de verdad, no de los de “venga va que llevo prisa”. Y la otra cosita jamás meternos en la cama enfadados. Parecen cosas sencillas y luego en la práctica no te creas que lo son tanto, y es por las puñeteras rutinas absurdas que nos distraen de lo verdaderamente importante.

Dejarse de tonterías y quereos mucho, lo que no te quieras hoy lo mismo ya no te puedes querer mañana.

Buen martes a todos :)