miércoles, 14 de agosto de 2019

Cosas que me hacen feliz esta semana #4

Esta semana y todo este verano

Está claro que yo de influencer tengo poco poco na' porque no cambio de rutina de belleza según la estación, ni según nada, voy probando cosas y lo que me funciona mejor que lo anterior que tenía se queda y lo que ya pasa a segundo plano lo abandono, pero no tiene un lógica regida por estaciones o cosas de esas. 

Este verano he encontrado unas cuantas cositas potinguiles, y no potinguiles, que me han hecho muy feliz, vamos al lío. 

Fenty Beauty o lo que es lo mismo los polvos de la Rihanna. 

Mis adorados polvos de Make Up Forever estaban en las últimas y tenía que comprar unos nuevos, como siempre los compro en mini talla me fui al Corte Inglés a por ellos, y ya de paso a echar un vistazo a todas las minitallas de alta gama que tienen en Sephora. Al cogerlos vi al lado los de Fenty y me llamaron a gritos, primero miré mi tono, y sí, tienen tono muerto (Butter), y luego el peso, los de Rihanna eran de 8 gramos y los de Make Up de 4 gramos, pues chica "burro grande, ande o no ande" por precio similar.

Son unos polvos muuuuuy matificantes, pero muy, no los recomendaría si tenéis piel seca, pero si tenéis piel grasa son divinos, porque a mi me gusta el maquillaje mate y esto matifica hasta una pared encalada. El único problema es que el dispensador que traen es un poco heavy el tamaño de los agujeros, y como el polvo es muy fino algunas veces sale demasiado producto y desperdicias un poco.

Spray fijador de maquillaje All Nighter de Urban Decay

Lo compré para probarlo, y porque todo el mundo hablaba maravillas de este producto, porque decían que era una maravilla para que en verano no se derritiera el maquillaje. Se aplica una vez que estás maquillada por todo el rostro, dos o tres "chiflazos", pues os aseguro que el maquillaje, no solo aguanta la vida, sino que queda de otra manera mucho más sutil, integrado, suave... ¡Me flipa! Esto si se acaba otro y de litro.
 



Mascarilla Hair Food Aloe Vera de Fructis

Esta gama de mascarillas ya la había probado en su versión plátano, peeeeeero era demasiado, me dejaba el pelo muy apelmazado, además de que tienen un poco de color y eso a mi pelo decolorado no le hace bien. La última en llegar a al familia ha sido la de Aloe Vera y esta, además de ser blanca, no apelmaza nada de nada, y por fin encuentro una mascarilla que no tiene olor a colonia barata perfume o a cosas dulzonas, solo tiene un olor a limpio, fin. Otra cosa que en cuanto la termine pienso comprar otro tarro, y ¡ojo al tamaño del bote! dura una vida.

Los zapatos de salón de Zara

Que los zapatos me hacen feliz no es nada nuevo en este blog, pero también sabéis que me quitan la vida porque tener un 35 con horma cuadrada me complica mucho la existencia, pero temas físicos a parte, Zara ahora tiene de casi todo mi número, eso no implica que me lo pueda poner, las sandalias son inviables, pero los zapatos de salón estilo "clásico" son divinos. 

Además de que me flipan con todo tipo de estilos, y creo que pegan con todo, para mi forma de pie son perfectos porque recogen mucho y disimulan mi "no forma", me estilizan más que cualquier otro modelo. Pero no queda ahí la cosa, no, no, lo mejor es que siempre suele quedar un par en mega rebajas de mi número listo para venirse a casa, de hecho os dejo el link de este par en naranja porque si tienes un 35 te lo puedes llevar por 9,90€, de nada.

Buen miércoles a todos :)

jueves, 8 de agosto de 2019

Capítulo Cinco

Hay historias de capítulos infinitos

Creo en la Magia, en las hadas, en los duendes, en los monstruitos y en lo que imaginamos pero nadie consigue ver. Sé que detrás de esas puertas que permanecen cerradas con llave hay cosas que no creerías, ni te creerían si las contases.

Al igual que creo en las personas que con solo entrar en una habitación el aire cambia, la energía cobra fuerza y siempre les brillan fuerte los ojos. Esas personas son las que hacen que todo merezca la pena y son las que tienen las llaves de esas puertas a mundos paralelos.


Solo aquellos que creen en la Magia están destinados a encontrarla.

Yo la encontré hace cinco años.

T O D O

miércoles, 24 de julio de 2019

Cómo hemos cambiado

Hace cinco años estaba haciendo mi primera maleta rumbo a Benidorm 

Y estoy igual de nerviosa que aquel día, o si me descuido más. Nuestro primer Low Festival ni siquiera se llamaba así, entonces era Low Cost Festival, pero eso eran otros tiempos, esos en los que estaba feo gastar y parece que quedan muy lejos. 

Llamé a Peter treinta veces para confirmar que lo teníamos todo bajo control, le pregunte a Patri otras treinta el dress code para la ocasión y revise otras seiscientas mi maleta antes de salir para no dejarme nada de vida o muerte. No cabía un poco de emoción más en mi cuerpo

Ahora han pasado cinco años de aquella semana y parece que nada ha cambiado, la maleta, las zapatillas y las ganas son las mismas, pero en realidad han cambiado muchas cosas. 


Hace cinco años comenzaba un trabajo nuevo y ahora, después de cambiar dos veces de curro, tengo mi propia empresa soy autónoma. 

Hace cinco años era rubia de mechas, ahora tengo el pelo tan decolorado que soy la especie evolucionada, de rubia he pasado a platino. 

Hace cinco años lo importante era ir mona, ahora lo importante es ir con quince kilos de brilli-brilli encima aunque luego tiremos la ropa. 

Hace cinco años creía tener unos amigos cojonudos con los que irme de festival, ahora tengo una familia elegida con la que irme de la mano al fin del mundo. 

 Hace cinco años estaba felizmente soltera y sin pareja a la vista, ahora estoy casada con la persona que conocí mi primera noche de Low hace cinco años. 

Hace cinco años me creía muy grande, ahora cada día me siento más pequeña. 

Querido Benidorm prepárate que vamos


Buen miércoles a todos :) 

jueves, 18 de julio de 2019

He vuelto a comprar bragas en rebajas


Y un champú de litro y medio, esto de la vejez madurez es imparable

Este año el pasotismo pre-rebajas ha llegado al punto de no tener ni una sola cosa fichada, ni una, que triste, aunque por otro lado para la salud económica de mi tarjeta no está nada mal. Además las tiendas del Emporio Inditex me aburren, me dejan tan indiferente que esta temporada de verano solo he comprado un vestido de Zara Kids, uno, fin.

Veo las prendas y no siento nada, nada de nada. He dejado de tener relaciones con prendas y accesorios que no me hagan sentir mariposas en el estómago, el problema de esto es que cada vez que algo me hace mariposas es más caro que una mortaja.

Dicen que comprar con cabeza es comprar menos y mejor, pero a mi ya eso tampoco me cuadra, lo que me convence es comprar cuando el corazón me pega un vuelco, cuando sé que voy a volver a casa arrependidita de no haberme traído ese par de zapatos, esa camiseta o ese bolso conmigo.

Ayer fui a Intimissimi y compre 4 bragas del mismo color y el mismo modelo de sujetador que usé en mi boda, que me flipa, a mitad de precio, salí con el pecho palomo de la alegría que me lleve. Y esas han sido mis rebajas.

He mirado, he ido a tiendas, he visto treinta millones de vídeos en Youtube titulados “haul de rebajas” y cada vez que algo me parecía digno de compra un Pepito Grillo me decía “y eso para qué, Patata” y yo muy obediente no le daba a tramitar pedido.

Lo mismo hoy estoy escribiendo esto y mañana voy y lo peto en el sitio más inesperado, pero lo que antes era una necesidad casi fisiológica ahora ha pasado a ser un “ya tiene que gustarme y ser una ganga para comprarlo”, como cambiamos.


Buen jueves a todos :)