lunes, 15 de junio de 2020

¡Felices 36!


Para mi esconder la edad no tiene sentido, ¡con lo que me ha costado llegar hasta aquí!


Cada 15 de junio, mitad del año clavadita, esta "jovenzuela" le recuerda a La Paca lo que duele la vida, así en general, es un día que tenemos que celebrar, porque quizás es uno de los días en los que más gente está pendiente de ti y ni tan siquiera te conocen, somos tan importantes y tan ignorantes de ello.

Hoy es una mezcla de emoción y resignación a partes iguales, emoción porque ves cómo la gente se acuerda de ti, te desean lo mejor, te mandan fotos con ellos, te dedican canciones, es genial. Pero a la par de todo eso ya tienes una edad en la que el día de tu cumpleaños sigue todo como siempre, porque tengo que ir a hacer la compra, a la farmacia, al veterinario y de paso poner una lavadora y, por supuestísimo, tengo que trabajar.

Siempre dije que si tenía una empresa todos mis trabajadores tendrían libre el día de su cumpleaños, ahora que tengo una, bueno que soy autónoma, estoy sentada frente al ordenador y olvidé mi propia promesa. Mal. El año que viene pienso darle libre el 15 de junio a mi, porque sí, porque la palabra de patata es palabra sagrada.

Lo importante aquí es cumplir y celebrar, porque siempre hay que celebrarlo todo, que no me entere yo que os saltáis algo, por eso lo haremos cómo se pueda, pero soplaré las velas y brindaré por otro año repleto de Magia, y al ser posible con menos cataclismos que este anterior.

Gracias por estar siempre al otro lado.


*** *******
Varry Brava | PlisDonGou | Hortera



Debería estar preparando la maleta para los #Sentidos2020,
paciencia, ya los veremos en los #Sentidos2021.

*** *******

Feliz día de nueva normalidad a todos :)

miércoles, 3 de junio de 2020

Conclusiones...

Por qué se pueden sacar conclusiones de la cuarentena ya ¿no?

El pasado 15 de marzo aquí dejo la prueba os contaba cosas que pensaba de nuestra situación en ese momento, ahora evidentemente podría hasta cambiar algunas de las cosas que pienso, pero vamos que no, que a lo que vengo hoy es a exponer mis conclusiones de estos días que hemos pasado. No creo que esto le interese a casi nadie pero a mi me gustaría dejar por escrito como me siento, y qué he sacado en claro (u oscuro) de esta cuarentena.

No somos mejores personas, no lo creo.

Somos personas más sensibles a ciertos temas.

Me lavo las manos muchísimo más que antes, creo que antes me lavaba las manos de menos #patatacochina.

Los discos reutilizables son la mejor inversión en años.

Hacer deporte en casa es posible, me he comprado un matt y unas pesas, no voy a volver a mis clases de pilates en aula.

Me encanta cocinar. Y me encanta ponerme retos y superarlos con las recetas, el caso es que las croquetas se han resistido, seguiremos probando.

Las señoras peludas en la cuarentena han sido lo más reconfortante de cada día. Bueno de todo, ellas son indiferentes a estas cosas, y su calorcito, sus mimos, un lametazo que te den... son todo lo que necesitas para sentirte arropado. 

Tengo un compañero de vida perfecto para pasar pandemias, que sí que todos discutimos y tenemos nuestras cosas, pero en el fondo eso han sido cosas puntuales. Hemos compartido el miedo, la tristeza, la alegría, la esperanza, el cariño,... Qué buena elección hice hace tiempo, ¡qué pijo digo!, me eligió él, al césar lo que es del césar.

He echado de menos a mucha gente, su compañía, su cariño, pero sobre todo me he dado cuenta de lo lejos que estoy de mis padres aunque esté cerca, en momentos así me sentía a continentes de ellos, y solo quería estar a un paso por si me pudieran necesitar.

He tenido momentos de miedo, he sentido el miedo, y ahora tengo miedo de perderlo.

Me fascina lo bien que nos hemos adaptado, incluso los más reacios, a incorporar la tecnología en todos los aspectos diarios/cotidianos y como ahora lo hacemos sin pensar. Hablar con amigos, resolver gestiones telemáticamente, tener citas con clientes, etc. cosas que antes hacíamos a regañadientes con el teléfono porque preferíamos el "cara a cara" y ahora se hace y punto, no pasa nada.

Este próximo 13 de junio hace un año que monté mi propia "empresa", tomar aquella decisión me ha permitido no parar de trabajar ni un solo día en todo este confinamiento. Sabía que "internet" era quien me salvaría una y otra vez, ser creyente digital solo me ha traído cosas buenas.

Estaría escribiendo puntos en esta lista hasta que llegue 2021, pero vamos a parar, hay cosas buenas, cosas malas y cosas que no sé donde catalogar, pero me quedo con lo que he aprendido y con lo que estoy aprendiendo.

Todo esto no me ha hecho mejor persona, pero me ha recordado lo vulnerables que somos, no sé en qué me ayuda eso, pero en algo me ayudará.

*** *******

Heroes | Varios Artistas | Fondos a favor de Cruz Roja



*** *******

Feliz día de Fase X (inserte aquí su fase) a todos :)

sábado, 16 de mayo de 2020

Olor a limpio, olor a blanco

Porque las colonias de bebé siempre tienen un olor a blanco, si es que el blanco tiene olor

 

Ya os conté que tenía una colonia de bebé favorita, y con la que tenía un enganche serio, os lo conté aquí, pero he de confesar que le estoy siendo infiel, ahora solo la uso para la cama, pero para mi hay un nuevo amor.

 

Hace unos días Marido me dijo "te has echado un litro de colonia barata", en ese momento me hizo el corazón añicos, ¿yo? ¿Oler a colonia barata? Pero si yo me pongo la bata del Oysho y mi colonia de bebé y me siento la Carmen Lomana de mi casa... En fin, pensé que quizás era el momento de buscar alguna colonia “para estar en casa” un poco menos colonia y más perfume fresco.

 

Tras unos cuantos clics en la red llegué a Lua&Lee, para empezar la imagen me ganó al instante, tras leer la composición no me lo pensé, clic y comprar. Esta colonia de naranja, flores blancas y musc es p-e-r-f-e-c-t-a, así sin más. Bueno si tengo que sacarle un pero es que no la venden de litro, el formato más grande es de 250ml, pero como no la uso para la cama de momento todo bien.


Si os he creado la necesidad de probarla no sé si sentirlo o que me deis las gracias, porque es maravillosa, huele a blanco, porque yo supongo que cada uno tenemos un olor para cada color, al menos yo sí, y esto huele a blanco puro.

 

Ese momento el que te pones el pijama, te desmaquillas, te echas tus cremitas y luego te rocías un par de “chiflazos” de esto y estás en el mismísimo cielo, limpita y reluciente. Hay dos momentos en el día que no cambio por nada, el desayuno y este que os he descrito, ea, los gustos sencillos de una.

 

Porque ahora con la cuarentena todos estamos recalcando una y otra vez que echamos de menos las pequeñas cosas, los gestos sencillos, bla, bla, bla,… Yo ya era sencilla, y sobre todo práctica, antes de todo esto, no me hace falta una pandemia para saber valorar mi pijama limpio, una colonia fresquita y sentarme en el sofá al lado de Marido, y que el mundo explote fuera si quiere.


*** *******

 Os dejo una canción que también huele a blanco...

Siloé | El Poder | La Verdad

"... Otra vez tu nombre en la pared,
otra vez tus ganas de encoger.
eso suena a que algo no va bien,
eso suena a mi piel contra tu piel,
eso suena a ansias de poder, ..."




*** *******

Feliz día de desescalada a todos :)




domingo, 10 de mayo de 2020

Las Galletas de mis amigos


Cocinar me gusta y que los planes salgan bien también me gusta


Estos días en casa, como bien sabéis, los estamos dedicando a cocinar platos que nunca antes habíamos hecho, el sábado dejo a un lado el teléfono, el ordenador y cualquier cosa que no sea centrarme en estar con Marido, ponemos música, abrimos una cerve y cocinamos. He descubierto que no hay receta complicada en los grandes clásicos. Al final los platos más ricos son sencillos, pero necesitan tiempo y mimo, lo primero ahora lo tenemos más a mano y lo segundo no me falta porque me encanta meterme entre fogones.

La repostería, los platos dulces en general, siempre me han dado respeto, pero mi querido Peter es un gran cocinero de dulces y postres, por lo tanto, si quería la receta perfecta de galletas tenía que pedírsela a él. Realmente era una apuesta segura, aunque seguía teniendo mis dudas de si saldría tan bueno como prometía. Pero no me quiero extender mucho más, vamos al lío...

Ingredientes:
- 120g de mantequilla con sal a temperatura ambiente
- 75g de azúcar moreno
- 75g de azúcar blanco
- Media cucharadita de esencia de vainilla (esto tiene un olor tan rico que sueño con un perfume igual, mmmmm droooooga)
- 1 huevo
- 240g de harina
- Media cucharadita de bicarbonato
- 100g de chocolate (troceado o gotas)

Preparación:
- Batimos la mantequilla con los azúcares hasta tener una masa aireada, si la derretís demasiado y lo mezcláis también queda bien, no pasa nada.
- Le añadimos el huevo y la vainilla, seguimos mezclando hasta que esté integrado.
- Añadimos la harina y el bicarbonato, seguimos mezclando y la masa va cogiendo fuerza.
- Añadimos los trocitos de chocolate.
- Ahora podemos dejar reposar la masa de un día para otro, porque está un poco blanduja, o la metéis un ratito al congelador para que coja fuerza y ya las hacéis las bolitas.
- Hacemos bolitas del tamaño de una nuez y las ponemos en una bandeja de horno con papel separadas entre si.
- Puedes hacer toda la masa o hacer bolitas y congelarlas, así podrás hornearlas en un momento para cuando quieras darte un gusto.
- Las horneamos a 180º, unos diez minutos, pero esto depende del horno, el mío es una bestia y siempre lo tengo que dejar todo menos tiempo o se queman.
- Es importante vigilarlas, cunado los bordes estén doraditos las sacamos, estarán blanditas, pero luego endurecen al enfriar. Al sacarlas las dejanos enfriar sobre una rejilla y en nada tienen ya la consistencia "galleta" como tal.


Os juro que están deliciosas, y además la casa te huele luego que es una maravilla, vamos a repetir sí o sí esta receta.

Como de momento en Albacete seguimos en Fase 0 seguiremos haciendo sesiones de cocina confinada, o confitada como más os guste, esta semana veremos que se nos ocurre. La verdad que estos ratitos son de maravillosos, aunque mi cocina es enana y estamos codo con codo y con todos los chismes por medio, son momentos en los que nos reímos mucho y disfrutamos más cuando luego nos lo comemos.


*** *******

Zahara | Echo de menos | Canciones Confinadas


Echo de menos
la cama revuelta
ese zumo de naranja
y las revistas abiertas.

Y en el espejo
Ya no encuentro tu mirada
no hay besos en la ducha
ni pelos, ni nada.

Y entre nosotros
un muro de metacrilato
no nos deja olernos
ni manosearnos.

Y por las noches
todo es cambio de postura
y encuentro telarañas
por las costuras.

Lo mismo te echo de menos, lo mismo
que antes te echaba de más.


*** *******

Feliz día de desescalada a todos :)