martes, 3 de junio de 2014

Mi punto débil...

Uno de tantos


Son los perros, en concreto los chihuahuas, me hace mucha gracia ese punto de frivolidad que se asocia a tener un perro pequeño y más si lo vistes y no te digo nada si vistes de rosa pero para mi es algo más que eso, cuando adoptas o compras un perro no voy a entrar en temas de qué es mejor o peor porque cada uno obra con lo que cree estás asumiendo una responsabilidad enorme, es un bebé perenne, es una ser que dependerá de ti para "todo".

Para mi una raza pequeña era mi prioridad porque quería poder llevarlo siempre conmigo y ser capaz de ser "líder de la manada" en todo momento era mi primer perro como propietaria total y estaba un poco cagada para que mentir, con mi 1,50 creo que el Chihuahua estaba destinado a mi. 

Mucho antes de que Lola entrase en casa yo ya:
- Había leído sobre chihuahuas todo lo leíble
- Había estudiado todas las técnicas de adiestramiento para novatos del mundo
- Y me había mentalizado de que ese ser peludo dependería de mi para todo, comida, veterinario, paseos, baños,...

Tener un perro era para mi un sueño, pero me lo tomé como una responsabilidad, tras 5 años he cometido errores y aciertos en su educación y en mi manera de actuar con ella pero lo que me queda claro es que no me acuerdo de cómo era mi día a día sin ella, he pasado miedo cuando ha estado mala y he querido matarla cuando era un cachorro y me hacía perrerías nunca mejor dicho, pero me mira con cara de "soy la mejor actriz del mundo, parezco buena y sé que me adoras" y me derrito.

No compréis/adoptéis por modas, no escojáis razas porque "salen tan bonitos en las fotos", no os quedéis con un perro sin sopesar cada uno de los pasos que dais al día y que ahora daréis con otro a vuestro lado, porque luego veo en los albergues, en los refugios y las calles esos pobres animales abandonados a su suerte y me pongo que me arde la sangre, hay que ser consecuentes con nuestros actos.


Menudo tostón que os he soltado, pero he visto unas imágenes en Facebook
de un albergue que me han partido el corazón de buena mañana.

Buen martes a todos :)

8 comentarios:

Sandra dijo...

Totalmente, nosotros también hicimos una gran investigación antes, aunque somos más de perros mediando/grandess y sobretodo asumimos que tener un perro es un compromiso de unos 15 años de media. En nuestro caso nos gustó tanto que a los 6 meses ampliamos la familia con otro perro y justo ahora hace 6 años que Cloe, alias pequeño elemento de destrucción masiva, llegó para redecorar nuestras vidas (y nuestra casa) ;) pero no cambiaría ni uno solo de los 2190 días compartidos con ella

AnitaPatataFrita dijo...

Sandra: que bonito tu comentario! Ains estos perretes nos ganan en corazón.

Anónimo dijo...

Puf! Del tema de los perros, se puede hablar largo y tendido, y se puede estar concienciando a la gente continuamente, pero no se que pasa, que la cantidad de perros abandonados no para de crecer. Tengo un perro que llego a mi hace dos años, con una desnutrición tan importante que durante los primeros quince días pense que no lo salvaria, amén de una infestación severa de parasitos, y lo que es peor un cable eléctrico por collar. La adaptación en casa fué relativamente fácil, pero en la calle se convierte en un orco, supongo que muchos traumas a sus espaldas, aún así, y con un poco de sensatez y algunas pautas, jamás me desprenderia de él.

Malena.

Anónimo dijo...

Ah, y se me olvidaba. Tener un perro como se merece no es nada barato. Veterinario, medicinas, vacunas, y si tienen el pelo largo pelu.

Saludos.

Malena.

AnitaPatataFrita dijo...

Malena: yo tampoco sé que pasa, lo mismo es que antes no había tantos medios para ver la realidad y ahora lo tenemos más "cerca". Gracias por tu comentario.

Miss Soler dijo...

Que mona!!!

Esther Licia dijo...

bien hecho patata!!!!!la gente puede llegar a ser muy cruel, pedazo de imbeciles!

Loca DeLos Libros dijo...

Pero eso con cualquier mascota! en mi caso son gatos, dos. Adopté a mi Lola (precioso nombre, eh?) porque iban a sacrificarla con apenas 2 mesecitos... y al año llegó Tigre, que iba a sufrir una suerte similar. Y han cambiado mi vida. Irme de vacaciones supone llevarlos o "pringar" a mis padres para que les cuiden (y lo hacen encantados, eh?), tengo que estar pendiente de cada ruidito raro que hacen, porque encima me han salido "debiluchos" y, sobre todo ella, enferman sólo con pensarlo un poco... pero me hacen una compañía que no se paga...

Y la gente que compra/adopta sin pensar animales exóticos, perros, gatos, pájaros... pfffff...