lunes, 23 de junio de 2014

Relaciones de pareja...

Mercadona y yo teníamos una relación muy sólida


Consolidada en la confianza y en el suavizante de vainilla, pero algo cambió entre nosotros, el suavizante desapareció y quizás la magia se perdió con mi última lavadora. 

Con el primer golpe empecé a mirar nuestra relación con otros ojos, los tomates no eran ni pizca de lo que fueron y las múltiples campañas de desprestigio en blogs y en facebook que antes me resultaban absurdas ahora sembraban dudas, lo de los tomates se lo perdonaba cada semana con esperanzas en las siguientes tandas pero luego fueron las naranjas, y unos limones ridículos, a mi la vitamina C no me la toca nadie.

La prueba de fuego fue la infidelidad total, hacer una compra en cualquier otro sitio y comprobar que lo del mejor precio también era otra mentira instaurada en mi cabeza con los años, fin, rompí nuestros lazos. Pero Mercadona es más listo que yo mucho más, y ha creado productos que otros no tienen y que ahora necesito, por lo tanto alguna vez vuelvo a sus brazos para calmar mis deseos de lo que en otro tiempo fue algo bonito y ahora es pura necesidad.

Y ahora me encuentro un poco perdida en busca de unos nuevos pasillos confortables donde probar suavizantes bajo miradas furtivas de dependientas que no quieren que profane sus productos a hurtadillas.

Buen lunes a todos :)

11 comentarios:

Victoria navarro ledesma dijo...

Jajajajajaja que bueno!

Patricia BG dijo...

Jajajajaja que patatesco todo... pero te entiendo... Mercadona y Zara se pueden dar de la mano en mi caso, el señor Roig y el señor Ortega saben cómo enamorarme pero a veces les soy infiel.

Sophie dijo...

Ponte a buscar tomates secos para aliñarlos...Mercadona. Ponte a buscar galletas con chips de chocolate y sin gluten...Mercadona. Ponte a buscar harina de tempura...Mercadona. Claras de huevo pasteurizadas. Requesón. Guacamole. Hummus simple y con pimiento rojo. Y claro, vas a por esas cositas y luego "poyaque"...po ya que estoy aquí hago el resto de la compra.
Como dicen arriba: Mercadona y Zara saben cómo enamorarnos y tenernos ahí aunque les pongamos los cuernos mil veces

Entre suspiros y un café dijo...

jajajajaja ¡muy buen post! Y totalmente de acuerdo, cuando empiezas a comparar y ves que en otro sitio tienes igual o incluso mejor, todo cambia.

Marco Complementos dijo...

YO lo entiendo, te ciega, te engaña, pero al final vas a otros sitios y te das cuenta de que te engañabas y que los productos del deliplus no merecen la pena por muy baratos que sean, y que en los demas sitios hay lo mismo, mejor e igual o más barato.
Yo me he ido al carrefour, que tiene de todo!

Cristina dijo...

Jajajaaaaaaaahaaaa
El amor es ciego .
Yo también soy su amante intermitente aunque cada vez hay menos pasión

V dijo...

jejejeje que bueno, yo le tengo bastante manía al mercadona, aunque tenga cosas que me molen mucho, pero me repatea no poder elegir, y solo se imponga su marca blanca!! así qeu conmigo no ganan mucho (y para cosas frescas soy más de mercado de barrio ea!)

PURO VINTAGE dijo...

Jjajajaja, que buena eres!!! Me encanta como escribes!

http://puro-vintage.blogspot.com.es/

Un abrazo fuerte,
Nati del blog Puro Vintage.

Carmen dijo...

Yo odio Mercadona, lo siento, pero es así. No es más barato que otros sitios y el seños Roig suele hacer declaraciones que son inaceptables (http://www.publico.es/dinero/451740/las-perlas-de-juan-roig)... En fin, que a mi no me pillareis por esos lares. Besos!

Gen dijo...

Yo no he vuelto a pisar un Mercadona desde que Don Roig dijo aquello de que "los españoles deberían trabajar más". Lo peor ha sido renunciar a su desodorante Deliplus (¿era de avena??)pero como soy infiel por naturaleza ya he vivido mil y un romances pasajeros con otros antitranspirantes :)))

Candra Cadaver dijo...

Yo también era devota de Mercadona hasta que descubrí que Lidl era mejor en calidad y en precio...aún así, seguía yendo a Mercadona (productos de higiene, guacamole fresco, hummus, pescado) Poco a poco, los especiales del Lidl (electrodomésticos, comidas internacionales, fruta y verdura, zumos, lácteos) fueron fidelizándome, y después de que mi Lidl incorporara pescadería y panadería, o me haga codiciar una máquina para hacer donuts hasta el punto de estar allí a primera hora, me ha hecho renunciar por completo a Mercadona y hacerme adicta a otra estúpida franquicia.