miércoles, 4 de marzo de 2015

Crueldad...

 Sí, creo que esa es la palabra exacta

Me parece de una crueldad infinita las miradas que pueden lanzarte tanto hombres como mujeres por una determinada forma de vestir a la hora de salir a la calle, nos gusta mucho utilizar la palabra envidia para referirnos a ese momento en el que te apuñalan con los ojos, pero todo apuñalamiento sorpresa conlleva un tanto de sangre y un por ciento de crueldad.

 

- No soy frívola, y tú lo sabes perfectamente. 
De hecho debería serlo mucho más. 
¿O acaso es la frivolidad un defecto? 
Tal vez lo sea la superficialidad, pero la frivolidad no, 
más bien me parece un signo de inteligencia y de buena educación.
¿No era frívolo Oscar Wilde?

Libro | Hoy he conocido a alguien | Milena Busquets

Buen miércoles a todos :)

5 comentarios:

SitaFreak dijo...

No sé si es peor que sea por la calle y el/la que te mire sea alguien que no te conoce o que tengas que aguantar comentarios todos los días de tus compis de trabajo. Y boquita cerrada que si no encima hay lío. En fins.
Por cierto, tanto buscar tacón plano para la boda y me enamoré de unos taconazos de 8.5cm que tuve que comprar automáticamente :D

Anónimo dijo...

Pues imagina eso, pero llevando una talla 50...sin comentarios!
Silvia

Ana dijo...

Muy de acuerdo Patata!
Pasa mucho en pueblos/ciudades pequeñas...

Sobre la frivolidad...Mario Vaquerizo y Alaska son buenos ejemplos (y no tienen un pelo de tontos)

Sophie dijo...

Y qué decir del momento "escaneo total", cuando entras en tu trabajo y te miran de arriba a abajo con descaro. Hakuna matata, cooooooño. Qué más te da que mi bolso no sea Tous.

Anita Patata Frita dijo...

SitaFreak: Bueno que digan lo que quieran ;) jajaja me meo con tu historia con los zapatos! Qué ganas tengo de verlos!

Silvia: Ya no es talla, es la educación de la gente, en fin.

Ana: Pasa en todos sitios, esa es una muestra de un uso muy rentable de la frivolidad ;)

Sophie: jajaja el momento escaneo es lo más de lo más, pero bueno al menos que todo nos lo tomemos con humor.