lunes, 23 de abril de 2018

Leer es sano...

Si no te lo ha dicho el médico te lo digo yo

Me encanta el día del libro, bueno en general me encantan los libros, no puedo remediarlo, leo novela negra y colecciono libros en general, los que colecciono no tengo porque leerlos del tirón, ni tan siquiera acabarlos si no lo estimo oportuno, son de ilustraciones, de marketing, de gente famosa que admiro o me intriga, de pintura, son libros, eso los une y me une a ellos.

Llevaba unos meses alejada de la lectura, muy alejada de la lectura, me refiero a leer libros como tales, porque leo periódicos, revistas, blogs, redes sociales, leo, leo, leo,… Pero el gesto de parar, apagar la pantallita y leer de una hoja de papel estaba desterrado de mi rutina.
Y llega un día que te da el ansia viva, esa que nace de las tripas, esa que o te vas a comprar un libro en ese momento o te sale un grano del puro cabreo que emana de ti porque esa noche en tu mesita no habrá nada motivador.
Tenía que ser un libro que mereciera la pena, tengo unos cuantos empezados, pero si están en ese estado por algo será, los que no se terminan en su momento no se terminan nunca, al menos así es mi relación con ellos. Por lo tanto me fui a buscar una apuesta ganadora.

Tenía que tener unas características, tanto físicas como de contenido, concretas, lo primero, principal y obligatorio, tenía que ser novela negra, mis favoritas del mundo mundial, necesitaban un personaje atormentado y con un pasado oscuro intensito, me suelen gustar más los personajes masculinos pero una buena inspectora “trastornada” me motiva tanto o más que su reflejo masculino. Si se desarrolla en España mejor que mejor, las novelas negras en fiordos o en casinos y callejones traseros americanos me cuestan un poco más. Y como último requisito fundamental, tenía que ser de bolsillo, no tengo casi tiempo para sentarme en mi día a día, por lo tanto tiene que ser un formato que pueda llevar pegadito a mi y que no estorbe, para esos dos minutos libres al día que tengo poder leer por poco que sea, sí amigos el baño es el lugar ideal para no dejar un libro, total ir tenemos que ir igual.

En mi mente rondaba un título que me habían recomendado hasta la saciedad, tenía toda la confianza puesta en él, podían pasar dos cosas, que no me gustara y volviera a estar pegada al teléfono o que me enganchara y pesara sobre conciencia que llevaba meses sin leerme un libro y ahora no poder parar.

Tras una semana, y a punto de terminarme El Guardián Invisible de Dolores Redondo, puedo decir que lo que me aporta un libro es mucho más que cualquier otra actividad que creo que me hace desconectar pero en realidad lo que hace es mantenerme conectada incluso más todavía que si estuviera trabajando.

La Trilogía del Baztán me ha devuelto mi faceta devora páginas, ¿Cómo puedes estar alejada de algo que te gusta tanto y no darte cuenta? La pantallita me tenía absorbida, serán épocas pero espero que no vuelva a ser tan larga como ha sido esta, prefiero mis viejas costumbres, ea me hago vieja pelleja mayor.

Buen lunes a todos, feliz día del libro

Pd1.- No quería meterme en una historia que durara mil tomos, odio eso con todo mi patato ser, pero al ser solo tres creo que es la medida perfecta si la trama lo merece. 

Pd2.- Mientras escribía este post algo estaba pasando, el Sr. de las Patillas que vive conmigo se presentaba con un regalo por el día de libro en casa y... La segunda parte de la trilogía ya es mía, no tengo escapatoría he caído en la Magia del Baztán.

5 comentarios:

carmensin dijo...

Están geniales los tres. Buena elección!

MásQueRopa dijo...

Leo, leo, leo...no pasa un día que no lea (bueno si tras las juergas de los sábados). Tb me pirra la novela negra, pillate "La psiquiatra" q es mortal

Nerea Bastida dijo...

Has probado a leer los de Cesar Perez Gellida? La primera trilogía está muy bien..... Te la recomiendo!

Esti dijo...

Está la trilogía de la ciudad blanca de Eva García Sáenz de Urturi: El silencio de la ciudad blanca y los ritos del agua. Aún no se ha publicado la tercera parte. Están ambientados en Vitoria y el narrador es un hombre, ertzaina. Protagonistas con pasados trágicos, asesinos en serie, pelirrojos... no les falta de nada. Y aunque no son una maravilla literaria, están muy bien para desconectar. Pronto harán la serie o película, no estoy segura.

Ursulinska dijo...

Yo estos tres los devoré, pero que mal lo pasé también...ufff me daban mieditos, no te creas tú!!

A ver qué te parecen los dos siguientes...cuando los termines, si quieres los comentamos :P