miércoles, 29 de agosto de 2018

Y tú que crees saberlo todo sobre mi...

No tienes ni puñetera idea ¿O sí?

Me parece fascinante la facilidad con la que hablamos de otras personas solo por el mero hecho de verlas a través de una pantalla, en fijo o en movimiento, sus fotos, sus vídeos, sus stories, sus tuits, sus estados de Whatsapp,… Todos los datos que nos llegan los interiorizamos y con ellos confeccionamos una personalidad para ese perfil. Muy probablemente hemos acertado en un 25% de la opinión que tenemos de ellos, para bien o para mal.

Y dirás, patata loca, cómo me voy a equivocar si la sigo en todas partes, si lo cuenta todo, si con esa persona me levanto y con ella me acuestoos pido unos minutos de reflexión a aquellos que compartís cama con alguien y lo primero y lo último que hacéis es chequear el stories de un desconocido en lugar de dar un beso.

Lo que se comparte en redes sociales es una parcela de nuestra realidad, una parcelita pequeñísima comparada con todo lo que nos pasa, sesgada, filtrada y editada para mostrar la realidad que tú quieres que vean otros, eso no es real, eso es cuasi-real.

Y dicho todo esto, ya cada uno que se haga su composición de lugar y saque sus conclusiones, yo os voy a decir que a mi me da mucha más información de una persona otras cosas que no son sus redes sociales como por ejemplo:

- Sus zapatos
- Sus uñas
- La marca de ropa interior
- El supermercado donde hace la compra
- Los silencios
- La mesa de trabajo
- El fondo del bolso
- La forma de poner los brazos cuando le hablo
- Lo que guarda en su armario del baño

Y así podría seguir hasta el infinito, pero ojo, ¡ojo pestaña!, también las redes sociales dicen mucho de los que no se dedican profesionalmente a ellas, la realidad aunque intentes maquillarla sale a flote, se nos cuela entre filtro y filtro, no somos profesionales del postureo y eso se nota.


Solo somos dueños de lo que callamos y de lo que no publicamos.

Buen miércoles a todos


4 comentarios:

Unknown dijo...

¡Cuánta razón Pat!

Anita Patata Frita dijo...

Mr. Horrible: Ains mi chico guapo.

Anita dijo...

Qué buena reflexión patatil, querida, no puedo estar más de acuerdo!!!!

Anita Patata Frita dijo...

Anita: Son tantos años por aquí... Ya tenemos una idea de cómo funcionan estas cosas jeje.