lunes, 9 de octubre de 2017

Cartas desde Noruega con tinta azul...

O comúnmente conocidos como "hojaldres con salmón y queso azul"

Lo que viene siendo recetas de cocina elaboradas o con una complejidad muy alta no hago, básicamente por pereza y porque odio pesar cosas, me puede eso de las medidas milimétricas, por lo tanto yo cocino de oído, de ojo, de a puñaos'... Vamos como mi instinto patatil me da a entender.

Hoy os voy a enseñar una receta que sale de una limpieza de nevera, es decir, ¿Qué me queda en la nevera a punto de caducar? A, B y C, pues lo mezclamos todo y que sea lo que el horno quiera, porque amigas yo sin horno no sé vivir, eso es así.

Hay cosas que suelo tener en la nevera porque me sacan de un apuro a la hora de preparar algo rápido y sin pensar mucho, una de ellas es la masa de hojaldre que viene ya preparada, sí la de supermercado, odiadme por no ser fit pero hijas que ya no dejáis comer nada sin remordimientos, y el otro día tenía a puntito de caducar unos sobres de salmón en tiras y dije... "Patata esto para hacer unos sacos de hojaldre yo creo que da el pego total", me autorespondí, "pues sí hija pero solo, así sin más gracia, tic tac, tic tac,... Mira échale queso que eso lo arregla todo". ¡Hecho!

Ingredientes:
- Salmón ahumado en tiras
- Masa de hojaldre listo para usar
- Queso azul
- Queso crema Philadelphia
- Pimienta
- Orégano
- 1 Huevo

Preparación:

1 En un bol mezcláis el salmón, el queso azul, una chispitina de queso crema si os pasáis se derrama que flipas al calentarlo sed comedidos, lo hacéis una masa chachi y le ponéis al gusto pimienta, yo a todo le pongo pimienta vosotros podéis pasar del tema si no os gusta, y orégano.

2 Cogéis la masa y podéis hacer la forma que os guste más, sacos, una empanada grande y cuadrada, cuatro medianas, etc. Imaginad que con el hojaldre sale todo bien, puede ser más o menos feo el resultado pero da juego, yo prefiero cuadradicos o caracolas para no complicarme la cabeza. Echáis la mezcla anterior en proporción del tamaño, tened en cuenta que si lo petáis de cantidad luego en el horno explota y se derrama todo, no seáis animalicos de campo que luego el contenido acaba en la bandeja del horno.

3 Ponéis en la bandeja de horno un papel vegetal y lo untáis con aceite de oliva, ponéis encima y separadas que luego pujan casi el doble de su tamaño las piezas de hojaldre. En un vaso batís el huevo con otro poco de orégano y sal, con una brocha pintáis las piezas de hojaldre con ganas, cuanto más le echéis más brillantito queda.

4 Lo metemos al horno y le damos la temperatura que vuestro horno estime óptima, es decir yo le pongo calor arriba y abajo con moderación y cuando los veo moreno playa, doraditos y lustrosos, los saco y dejo enfriar antes de sacar de la bandeja, si no tenéis paciencia los vais a destrozar, dejad que se enfríen.

5 Ponemos en un plato bonico cuanto más feos queden más bonico el plato, para contrarrestar y degustamos.

6 Nota del Chef: Dejaos a mano una botella de agua porque esto da una sed que viajar al desierto en agosto se queda en mantillas. 

*** *** *** ***
Dificultad: Incluso una patata con resaca lo borda.
Tiempo: Depende la cantidad de resaca de la patata.

Espero os sea útil, no hay medidas, ni foto, ni tiempo, ni temperatura, si lográis la receta llamadme que os pago una caña, al menos que sea para echaros unas risas hoy lunes... Falta nos hace. 

Buen lunes a todos :) 

No hay comentarios: