martes, 8 de enero de 2019

Cinco Sentidos...

Algo que oler...

Mi madre, La Paca, en el sofá y con un pijama limpio viendo una serie. Es claramente el lugar más seguro y confortable del universo, 

Algo que tocar... 

Las patillas de Marido cuando está medio dormido. Es un macarra y en ese momento parece un angelito, en el fondo es todo corazón y por eso acariciar sus patillas me produce ternura aunque no parezca algo tierno.

Algo que saborear... 

Las habichuelas de la Yaya. Nunca volverán por eso creo que siempre las voy a comparar todas las que pruebe con las de ella, serán eternamente insuperables, y su potaje, sus croquetas, sus patatas a lo pobre...

Algo que escuchar... 

Las patitas de las Señoras Peludas sobre el parqué, los fines de semana cuando estamos en la cama y ellas se despiertan antes, en cuanto te remueves un poco, las escuchas venir a pleno trote a dar guerra. Es imposible no escuchar ese sonido y que una sonrisa de oreja a oreja se me plante en la cara.

Algo que ver... 

El futuro. Siempre pienso que por muy afortunada y feliz que sea lo mejor está por llegar, por lo tanto lo que quiero ver es más futuro, más vida, más momentos, más todo.

¿Qué responderías tú?

Hay un podcast que se llama Cinco Sentidos, son mini entrevistas a personajes famosos, eso es lo inspira este post, me fascina como una cosa tan evocadora como los sentidos nos trae a la mente cosas tan diferentes a cada uno.

Si los escucháis todos hay muchas respuestas pero la gran mayoría tienen que ver con la nostalgia y con momentos pasados que fueron buenos, así como con personas con nombre y apellidos. No hay marcas, ni productos, ni cosas "materiales", hay sentimiento.

Tendríamos que parar a pensar un poco en esto, al final con lo que te quedas en la memoria, con esa evocación de la que os hablaba antes no es ni tan cara, ni está tan lejos, como pensamos.

Buen martes a todos :)

viernes, 4 de enero de 2019

Queridos Reyes Magos...

Este año he sido buena..., o eso creo

Pero no me viene nada a la mente para pedir en esta carta, creo que lo tengo todo. 

Podría pedir una paleta nueva de sombras, un bolso de piel de esos blanditos, un vestido cuqui, mi perfume eso siempre viene bien, un pijama porque odio comprarlos, o cualquier otra cosa material de la que seguro tengo un par o dos. Podría pedir pero no lo haré.

Este año traedme lo que os guste, lo que veáis que os recuerda a mi y os ha hecho lanzar una sonrisa al aire. Sobre todo traedme salud para todos, trabajo y paciencia, porque amor tengo mucho pero algunas veces por la falta de paciencia lo lastimo y eso está muy feo.

Buen viernes a todos :)

***   ***   ***




Los Vinagres | Sácate los colmillos | Los Volcanes


Solo quiero bailarlo si es contigo
Solo quieres bailarlo si es conmigo
Vamos a darle fuerte
Sácate los colmillos
Quiero sacarle brillo a tus pitillos

Y yo no, no quiero parar...
Si tu ombligo me tapa la vista no hay solución,
no puedo parar...

Solo quiero bailarlo si es contigo
Solo quieres bailarlo si es conmigo
Esto ya está caliente
Nos tiemblan los tobillos
Vamos a molestar a tus vecinos

Y yo no, no quiero parar...
Si tu ombligo me tapa la vista no hay solución,
Y yo, no puedo parar...

Ven y clava
Tus colmillos
Yo te quito
Todo el frio
Un vinilo
Muy latino
Pa bailarlo
Pegaditos



***   ***   ***


lunes, 31 de diciembre de 2018

Adiós 2018...

Bienvenido 2019

No es que tenga yo especial interés en terminar el año, ha sido un muy buen año y no lo puedo negar, pero cambiar el calendario siempre da cierto hormigueo de estómago, quizás este año nos depare algo todavía mejor que el anterior, de momento lo dudo peeeero... quién sabe.

El año pasado por estas fechas estábamos barajando las posibilidades que teníamos para comunicar que nos casábamos, o sí La Boda #monotema #patatopesada #parayapatatapordiosito, y lo mejor era hacerlo a las bravas, como somos nosotros, a pecho descubierto y a todo el mundo a la vez. 

Mandamos un Whatsapp a los grupos de amigos cercanos y subí a Instagram la foto de mi anillo de pedida. Boooooomba sensual, un movimiento sensual, sexy, un movimiento muy sexy, rico mami. Ya no teníamos escapatoria, el año de la alegría y el drama en estado puro daba comienzo.

Han sido meses estresantes pero todo, todo, todo, ha merecido la pena. Me he dado cuenta de lo que nos queréis, sí, todos. Los amigos de siempre, los más recientes, los virtuales, la familia, los conocidos,... He sentido tanto cariño este 2018 que salgo reforzada en todos los aspectos

Quizás todo lo demás ha estado un poco en segundo plano y 2019 sea el año de aterrizar los pies de nuevo y plantear otros aspectos, pero eso será mañana, hoy me voy a poner bien de brilli-brilli y a celebrar... ¡Qué el fin de año nos pille bailando! 

Brindo por todos vosotros y por un 2019 fantástico para todos.


1 Que nervios tenía en ese momento, esa fotaza nos la hizo Sergio, un buen amigo, a mi padre y a mi a 30 segundos de entrar en el Ayuntamiento de Villarrobledo.

2 El momento de vernos, de desvelar el vestido, pobre marido que el temía que me disfrazara más de la cuenta, pero creo que por su cara le gustó el resultado.

3 Ya estaba hecho, sí, quiero que el fin del mundo me pille bailando contigo, de la mano y pa' lante.

4 Los bebés mimados, mis preciosos Sophia Webster, un tesoro que pienso amortizar muy mucho.

5 Algunas veces la improvisación deja imágenes únicas, no era nuestro baile nupcial, era la canción con la que vamos al karaoke, Junco gracias por tanto, ni te imaginas las veces que cantamos eso de... ¡Hola mi amor!

6 Las Golfas, mi Golfe Diem al completo, las que me han hecho una mujer de los pies a la cabeza, las que tengo siempre a mi lado y a muchos kilómetros de distancia. 

7 Si no sale una cerveza en mi resumen del año no computa, y eso es aplicable a todos los años de mi vida.

8 La Patato Chaqueta, no tengo palabras, menudo regalazo de mis Golfas, todavía no puedo cerrar la boca de la emoción.

9 Granada, mis chicas, mis chicos, las sorpresas, las lágrimas, la música, bailar hasta doler... Mil millones de gracias por hacerme sentir la persona más afortunada del mundo. 

Buen lunes a todos :) 

lunes, 24 de diciembre de 2018

Yo empiezo en diciembre…

Así no se me hace tarde

Aunque los buenos propósitos sean de enero yo los empiezo cuanto antes, que dicen las malas lenguas que para acostumbrar tu cuerpo a una nueva rutina necesitas al menos 21 días de repetición.

Hay unas cosas que ya me repatean, de mi misma, me explico. Tengo todo lo necesario en casa para cuidarme y estar radiante 24/7, o eso pone en todos los anuncios de lo que compro, porque me gasto una pasta compro muchos productos de cuidado y además me he suscrito a una caja, si una caja de esas que siempre juré que no sucumbiría, hola Birchbox, ea la vida.

Total, tengo un arsenal de cosas pero luego solo uso lo básico y lo referente a maquillaje, pero el tratamiento,... El tratamiento lo llevo regular, y eso que me limpio y desmaquillo mi patato cara todos los días y con la doble limpieza y cepillo eléctrico ¡Ojo! Pero luego las cremas y la parte hidratación la llevo regu. 

Y esos pasos que no seguía cada día, alguno de tantos pero no todos, ya he decidido que tengo que hacerlos, son cuatro minutos más que no me suponen tanto y una piel de 34 ya lo necesita, pero este 2019 ya no me va a pasar, llevo dos semanas trabajando en ello y lo llevo bien y me siento mejor, olé yo.

Contorno de ojos
Llevo mucho utilizando el de Healgel y me encanta, pero de siete días terminaba usándolo 4, y eso no es progresar adecuadamente. Mis ojos lo agradecen muchísimo porque me lagrimean mucho a lo largo del día y se me irrita la zona, con esto todo solucionado porque a la mañana siguiente todo está como nuevo. Os lo recomiendo si os gustan las texturas ligeras y fresquitas, las cremas pastosas ¡Puag! no puedo con ellas. 

Crema cara
De estas tengo varias porque mi piel cada vez pide una cosa, utilizo de tres tipos diferentes una antiacné, una hidratante anti-edad y una hidratante intensiva, según me la noto cojo una u otra. Pero a diferencia con el contorno de utilizar crema cada noche si que tengo que prescindir al menos una noche o dos a la semana, porque noto que necesita respirar. Eso sí, todas las mañanas la utilizo religiosamente porque sino el maquillaje es un drama.

- Antiacné, Effaclarc Mat La Roche Posay - Hidratante anti-edad, Face Healgel -Contorno de ojos, Eye Healgel - Hidrantante intensiva, Intensive Healgel
Cacao
Esto a muchas, y muchos, os parecerá una chorrada pero para mi que me da asco infinito echarme cacao en los labios es un suplicio. Pero había que tomar medidas porque me paso todo el año, invierno a verano, con una raja en mitad de labio inferior que no hay quien cierre. 

Cuando me maquilló Loles, para la boda, antes de pintarme los labios usó el 8 horas de Elisabeth Arden y me pareció magia, y qué pasa cuando algo te parece magia... ¡Qué lo compras! Y ahora lo aplico cada noche generosamente para intentar evitar el cráter de cada año. También lo llevo en el bolso e intento aplicarlo de vez en cuando a lo largo del día peeeeero... Me cuesta mucho. 




Crema manos
Si odio el cacaco no quiero explicaros lo que es para mi la crema de manos, tortura. Pero me tiraba todo el invierno con los nudillos como si me pegara con paredes de gotelé... y eso es una vergüenza, tenía que ponerme seria y aplicarla al menos antes de dormir.

Como os he dicho antes, en la primera Birchbox que me llegó venía una crema de manos, que ni sé de qué marca es, ni falta que me hace, me la estoy echando y es ligerita y tiene un olor cítrico, pues vale aceptamos barco, de momento las manos genial.



Y estos son mis propósitos para el 2019, pensaréis que son una soberana gilipollez, pero para mi son muy serios, son cosas que son buenas "pa mi y pa mi cuerpo" y tengo que hacerlo porque no ocupan mucho tiempo y los resultados, además de evidentes, son un gustazo. 


Un propósito inalcanzable puede que sea más exótico pero mientras me lo planteo que me pille bien hidratadita y reluciente. Patata brillante de resplandor constante. 

Feliz Noche Buena a todos :)

miércoles, 19 de diciembre de 2018

La Novia...

No pensaba que llevaba tantas cosas encima hasta que he escrito este post, viva la realidad bodil

El vestido


Lo tenía tan claro desde el principio que no fue tan difícil encontrar el dichoso vestido, quería que lo hiciera él, queridísimo amigo Manu Campayo, lo conozco de hace tiempo y al pensar en un vestido, solo para mi, sabía que él tendría en la cabeza como hacerlo perfecto.

Se lo pedí y creo que se asustó, quizás pensó que sería una puntillosa, una novia de esas que te traen una foto y te dicen “como este”, pero no, no era mi idea. Lo primero que pensé a la hora de vestirme de novia es que no quería ir a una tienda de novias, fin. No quería verme en una parafernalia como esas que nos muestran tantos programas femeninos, ni quería tener a un séquito de personas, que supuestamente te quieren y quieren lo mejor para ti, opinando sobre lo que me debo o no me debo poner.

Le pasé al teléfono una batería de imágenes de Pinterest con ropa, accesorios, lencería,… Y ni un solo vestido de novia, solo le dije: “todo esto me gusta, quiero un vestido que tenga un poco de todocon dos cojones, pues lo hizo, y cómo lo hizo.

A las semanas me enseñó un boceto y me habló del punto, -¿¡Puntooooooo!?- Puse los ojos en blanco y dije acto seguido que no, pero Manu, con su mirada calmada, y esa paz que transmite, me dijo –déjame que te lo explique- me lo explico y dije -sí, quiero”-. Y todo lo demás fue tan sencillo, tan cómodo, tan amable para mi, cuando a mi me aterraban las pruebas, que no me gustase o que me quedara mal… Todo estaba en mi cabeza, porque desde la prueba uno era un #epicwin.

Aunque no se aprecie el vestido son tres piezas, un body completo, una falda de gasa y una falda del mismo punto que el body armada con ballenas perdona Manu si no lo explico todo lo bien que tú, por lo tanto era comodísimo para todo, no pesaba nada y para noviembre es ideal porque no te tienes que tapar con nada, calentito pero sin abusar.


La ropa interior

Cómoda, por favor. Esa era la meta, me fui directamente a Intimissimi y le dije a la dependienta, majísima por cierto, que necesitaba un sujetador con relleno pero que no me mirase al espejo y me sintiera “gorda”, esto a las que tenéis tetas no os pasa, a las que llevamos una 70 en cuanto nos ponen relleno nos vemos enormes, y ese era mi miedo. 

Ella era una chica muy delgadita y me dijo que de novia no tenía algo “así”, pero tenía un modelo que tenía ella que lo mismo me gustaba, bingo. Y ya puestos me ofreció todas las bragas y tangas con puntillas que tenía para acompañar, pero le dije: dame unas blancas lisas que no se claven que me parece que el día será largo. Amigas, patata sencilla que es una. 


Los zapatos

Esto fue un reto en todos los sentidos, porque me gustaban tantos, tantos o más, miré, remiré, pero nada me entraba al final por la vista. Tenía claro que quería unos estilettos, que no fueran blancos, que no tuvieran plataforma y por supuesto que fueran un 35. Pues a base de cribar filtros en páginas on line aparecieron ellos.

Sophia Webster es una marca que me fascina en todos sus modelos, pero no había acudido a ella porque siempre lo he asociado a sandalia, pues mira por donde eran de ella, aparecieron en una búsqueda en Net-a-Porter y ya no pude pensar en otra cosa, eran ellos.

Todavía recuerdo cuando llegaron a casa y no me los quería probar, tenía miedo, pánico, y si no me venían, que no todos los 35 me vienen. Pues cual Cenicienta metí el pie y me estaban per-fec-tos. Eran mis bebes. 


Los accesorios

No me puse nada nuevo, me puse mis anillos, mis pendientes y el reloj que me regalaron mis amigas en la despedida, sin más. Cada accesorio que llevo es de alguien que me importa e implica una energía especial, no pensaba quitarme “lo mío” para llevar algo nuevo, de ninguna manera. Y ahora que veo las fotos sé que hice muy bien, no me habría visto mejor de ninguna otra forma. Además mi vestido estaba pensado para solo lucir manos, sin más joyas que mis anillos.

El anillo de mi yaya, el del nudo de mi madre, el que me regaló mi suegra a dos meses de la boda, el de navidad de hace unos años de Melchor, la alianza de boda de mis padres y mi anillo de pedida. No hay accesorios más bonitos que los que ya han recorrido camino contigo.

El ramo

Esto fue divertido, muy divertido. Me llama La Paca:
- Ana, cómo vas a querer el ramo. O de qué color al menos.
- ¿¿¿Ramo??? ¡Adiós! Es verdad las novias llevan ramo, mamá yo no quiero ramo, qué leches hago con un ramo todo el día a cuestas.
- Ana, algo tienes que llevar…
- Pero mamá, un ramo, tú me ves con un ramo…
- Y si te compro un bolso
- ¡Eso sí! ¡Busquemos un bolso!

Pobres de mis amigas, el Golfe Diem, ellas querían regalarme el ramo y les dije que me lo había comprado ya mi madre por no desvelarles que en lugar de flores llevaría un clutch bicolor de carey y nacarado comprado en Uterqüe. Pobres. 


El maquillaje

Otra de esas cosas que tienes claras desde el principio de los tiempos, me tenía que maquillar Loles. Ella fue mi primera jefa, la primera que confió en mi a la hora de darme un trabajo, ella que siempre tiene un abrazo y una palabra bonita para mi, no podría ser otra.

Mundo Cortés es su tienda, en aquella que la Patata con 18 años vendía perfumes, allí tiene un gabinete y maquilla a novias, invitadas, etc. Solo de dije, Loles, más es más y bien de brilli brilli, y recuerda que arriba la pestaña que vamos de fiesta. Y ella hizo magia. 


El pelo

Cuando tu mejor amiga, y testigo de tu boda, es tu peluquera todo es más sencillo. Solo le dije, corta y peina como siempre, sin más. He encontrado mi pelo, con el que me veo cómoda, guapa, mejor dicho favorecida, que guapa se nace o nada.

La decoloración y el pixie lo llevo tres años y, si no pierdo el cocote, creo que me lo quedo para siempre. No quería adornos, ni artificios, quería llevarlo pulidito, blanco y radiante, eso lo consiguen las manos de mi Parrón, mi Ana. Si queréis hacerle una visita en Albacete podéis pasar a saludar de mi parte por Imagine Llongueras.

La manicura

Desde siempre pensé que sería roja, lo de di ni una vuelta, pero mira tú por donde que de todo menos roja, la culpa de todo de la de siempre, La Paca.
- Ana, no llevas nada prestado ni nada azul.
- Mamá, llevo prestado tu anillo de boda. Azul… Azul… Pues no, nada.
- Y si te coso un lacito azul al sujetador.
- Madre, por dios, que poco me gusta esa idea.
- Ea, pues dale una vuelta al tema y…
- Mamá, lo tengo, las uñas. Me hago la manicura azul.

Y así fue como elegí una manicura azul noche, sin más, y ahora que veo las fotos y como resalta con el color blanco muerto de mi piel sé que fue un acierto total. No quería que se enterase nadie de la elección hasta el día del acto y fui a un sitio donde no me conocían en Albacete, Bakra Nails, un salón de Opi, y la verdad que muy contenta con el resultado.


Puede que muchas se tirasen de los pelos al verme, puede que otras se enamoraran, puede que ellos pensaran que salía de Juego de Tronos estos hombres siempre asocian nuestros estilismos a las heroínas que conocen, o quizás alguna pensó que el carnaval se había apoderado de una novia… Cada cual que piense lo que guste, yo me quedo con cada frase que me dijeron las personas que me quieren, “es tan tú”, “eres tú en vestido”, “es único”, “es perfecto”…

Era el día que yo quería recordar como el más próximo a la perfección y para eso me vestí, para mi, para verme guapa y yo misma, esa era la clave, no había que ver otras novias, ni revistas, ni protocolos, había que elegir a las personas correctas para orquestarlo todo.

***

"¡Que bonita está mi novia que se parece a un trono! (¡Reina!)
Corona'a de brillantes y es con perlas y oro”

Rosalía | Que no salga la luna | El mal querer

***

Buen día a todos :)